Kompong Phluk, la aldea del Lago Tonlé Sap (Camboya)

Digamos que nuestra entrada en Camboya no fue del todo buena. Más bien fueron repitiéndose una detrás de otra situaciones extrañas que me hicieron darme cuenta que Laos había quedado atrás y que la cosa se iba a poner algo más seria. En la frontera Laosiana-Camboyana nos tuvieron más de dos horas esperando a que llegara nuestro autobús y una vez sentados, se acerca un policía camboyano y después de hablar con nuestro chofer, recibe algunos billetes que guarda disimuladamente en su bolsillo. Decide ( obviamente) no entrar en el autobús a revisar nada. Por fin nos dejan marchar (se ve que sin soborno tardan algún rato más en esta tierra de nadie que son las fronteras). Nos dirigimos por carretera hacia Siem Reap, la ciudad en la que hay que alojarse si quieres ver una de las maravillas de este mundo, los Templos de AngkorKompong Phlukbuey en camboya

Paramos a bajar viajeros en las localidades de Kratie ( ideal si quieres ver delfines Irrawady) o Kampong Chang y bajamos del autobús cerca del desvio de Phnom Penh, en el típico restaurante de carretera donde te hacen esperar una hora ( con suerte) hasta que llegue otro autobús que por fin te lleve a tu destino. Que me trasladen como ganado por ser extranjero no me gusta demasiado pero uno tiene paciencia y suele aguantar. Después de todo el día en la carretera desde las 4000 islas en Laos llegamos por fin de noche a Siem Reap y nos encontramos una encerrona en la estación de autobuses ( para guiris como yo) donde unos cuantos conductores de tuk tuk te agobian, gritan, discuten y te agarran como si la vida les fuera en ello ( los dólares mandan y captar un turista para hacer de conductor por 2-3 días es mucho para ellos). Casi no puedo salir del autobús y buscar mi mochila ya que apenas dejan espacio para maniobrar. Entre la oscuridad, el desconocimiento y el cansancio, al final nos vamos con un conductor joven en su tuk tuk, previa negociación del precio. niña bici camboya

En el mismo autobús, al encargado de transportarnos le hemos reservado un habitación en un hostal pero al llegar a él nos dicen que no hay sitio y mi cabreo a las 24:00 de la noche es ya mayúsculo. El conductor ( listo como él solo) nos quiere llevar a otro hostel que él conoce y al final aceptamos más por la hora que es y el cansancio que por otra cosa. Dormiremos esa primera noche en Siem Reap en Green Town Gusthouse por 12 dólares ( aire y wifi) y al dia siguiente hemos prometido a nuestro conductor que nos acompañaría a hacer alguna excursión cercana. Nos quería llevar a quién sabe que atracción turística pero al final la visita sería al lago Tonlé Sap gracias al consejo de Davide, el encargado de nuestro nuevo alojamiento en Siem Reap, Babel Guesthouse, del que ya hablamos aquí hace un tiempo y que con sus buenos consejos nos ahorró más de timo.

Calle en Siem Reap

Calle en Siem Reap

Tonlé Sap significa en Jemer, la legua de Camboya, “lago de agua fresca”. 

El Lago Tonlé Sap

El Tonlé Sap, ubicado en la región central de Camboya, es la mayor extensión de agua dulce de todo el sudeste asiático y está declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Un gran lago que es alimentado por numerosos ríos y que es de vital importancia en la vida y economía de los habitantes de Camboya ya que la abundante pesca, el transporte de mercancias y personas o la fertilidad de sus riberas ideales para cultivar arroz, hacen de él un valiosísimo recurso para miles de personas en esta zona del planeta.

Pescadores en el Tonlé Sap

Pescadores en el Tonlé Sap

Es un lago curioso, con un sistema hidrológico único: durante la estación seca ( entre febrero y junio) su tamaño es pequeño ( unos 2.590 km 2) pero durante la época de lluvías ( de julio a noviembre) llega a multiplicar por 10 su profundidad ( 25.00 km 2  )  y cuatriplica su superficie debido a que los rios Mekong y Sap cambian el sentido de la corriente y devuelven el agua al lago ya el mar rechaza esas aguas ( sólo en el Nilo se ve algo parecido). Cuando la corriente de los rios se normaliza, tiene lugar en Camboya el Festival del agua y es un fenómeno que genera grandes beneficios para los habitantes ya que fertiliza las tierras y trae consigo mucha más pesca de lo habitual. Esto ha conllevado que algunas comunidades, vietnamitas en su mayoría, se hayan instalado a vivir en las riberas del lago.

Como si se tratase  del gran corazón de Camboya, el Tonlé Sap se hincha y deshincha al ritmo de los monzones.
 pescador camboya

Como llegar

Desde Siem Reap es fácil llegar a alguna de estas aldeas junto al lago, mientras más alejadas mejor para no encontraros a demasiados turistas. Tan sólo hay que negociar el precio con algún conductor de tuk tuk y que no os timen mucho con el precio de la entrada al lago. tonle sap

Las aldeas del lago Tonlé Sap

Se calcula que puede haber cerca de 200 aldeas que rodean al Tonlé Sap, la mayoría vietnamitas de origen humilde que se instalaron a orillas del lago huyendo del régimen de los jémeres rojos y que viven en casas flotantes o casas suspendidas para evitar las crecidas en época de lluvías. A pesar de ser casas muy pobres, no faltan las antenas por lo que algo de la vida moderna ha llegado hasta aquí. También tienen sus templos, escuelas, tiendas…..Evidentemente el medio de vida de esta gente es la pesca y las actividades derivadas de ella: elaboración de redes de pesca, secado de pescado, etc. Pero la llegada de turistas para conocer su modo de vida ha hecho que muchas de estas familias también se dediquen a conseguir dólares, con niños pidiendo dinero e incluso engañando al visitante si hace falta. Entre las aldeas más visitadas está Chong Khneas pero hay muchas más como Kampong Khleang, Kampong Luong, Phoum Kandal, Chong Kos o la que visitamos nosotros, Kompong Phluk. Creo que mientras más os alejéis de los grandes centros urbanos, la experiencia puede ser mejor. tonle sap 1

Advertencias
En nuestro alojamiento nos lo advirtieron: aquí sacan todo el dinero que pueden al turista e incluso los conductores de tuk tuk en cualquier desplazamiento te intentarán cobrar más de lo estipulado. Nos avisaron que para Kompong Phluk no debíamos de pagar a la entrada del parque más de 15 dólares por persona, que nos negaramos en rotundo si querían cobrar de más. Y asi fue. Cuatro veces más del precio nos querían cobrar por entrar a la zona protegida que incluye paseo en barca ( y eso que se supone que la caseta era del gobierno).

kompong phluk

Cartel a la entrada del lago, donde te intentan timar.

Nuestro conductor fue a hablar con el señor de los tickets pero no daba su brazo a torcer así que después de varios regateos decidí montarme en el tuk tuk para marcharme de allí. En ese momento salió de la caseta, habló con nuestro chofer y nos vendió los tickets al precio que nos habían dicho en la guesthouse. También hemos oido que en otras aldeas flotantes más visitadas como Chong Nhneas hay más timos una vez empezado el paseo en barco, haciendote pagar 50 dólares por un saco de arroz para un supuesto orfanato. Si no vais con cuidado os sacarán bastantes dólares. niñas lago tonlé sapniños tonle sap

Kompong Phluk 

La aldea que vamos a visitar se llama Kompong Phluk y es una de las más auténticas que se pueden visitar por la zona. En nuestra guesthouse nos han recomendado su visita de entre las muchas aldeas que hay en los alrededores del lago y como nos fiamos plenamente de ellos, para allá que nos vamos en tuk tuk. En poco más de 40 minutos viendo paisajes y escenas de la vida diaria de esta gente estamos en la caseta que da acceso al lago. Después del intento de timo y con los tíquets un barquero nos monta en su barca a motor para empezar el paseo que durará aproximadamente una hora y media. Kompong Phlukaldeas flotantes del tonlé sap

Lo que empezamos a ver nos sorprende y nos choca mucho: humildes casas elevadas a unos 5 metros de altura con unos pilotes de madera para sobrevivir a la época donde el rio sube de forma brutal. En el momento del año en que hemos ido ( Julio) el nivel de agua es bajo por lo que las casas suspendidas y su estructura se ven a la perfección. Imagino que cuando suba el nivel del agua apenas podrán pisar tierra firme y los botes son la única forma de desplazarse para esta gente. Una gente que vive del rio, se baña en él, lavan la ropa, los niños juegan en sus aguas, pescan y me temo que también hará las veces de basurero y cloaca. A diferencia de otras aldeas flotantes, la mayoría de estas casas están en zona seca aunque la forma más rápida de llegar a ellas es el rio ya que el camino rara vez está practicable. El rio y el lago son su vida y todo gira en torno a ellos. niños camboya

Veo gente muy humilde, pero no por ello dejan de sonreir y de estar felices. La felicidad en las caras de estos niños es algo que se me ha quedado grabado de mi visita a Kompong Phluk. Ensimismados con el espectáculo llegamos a una zona de bosque inundado que parece muy interesante de navegar en canoa pero nos obligaban a bajarnos de nuestra barcaza para montarnos en otra más pequeña, previo pago de otra cantidad que no recuerdo ya que me negué en rotundo a pagar más dólares. Uno tiene aguante pero no es tonto aunque ahora me arrepiento de no haber pagado un poco más y disfrutado de un paseo por esos manglares. Seguimos navegando por el rio en dirección al lago y nuestro ” joven capitán” nos dice si queremos tomar algo en un restaurante flotante. Accedemos y nos tomamos una cerveza Angkor para aliviar el calor.

Mujeres a la entrada del bosque inundado

Mujeres a la entrada del bosque inundado

Kompong Phluk

Después subimos a bordo de nuevo y salimos al lago, una inmensidad de agua que parece no tener fin y que anda algo revuelto. Enseguida coge velocidad y empezamos a volar sobre sobre las olas para luego volver al rio para hacer el camino de vuelta. Seguimos viendo casas suspendidas en las orillas y a la gente en sus quehaceres diarios, sin importarles mucho que dos occidentales en una barca estén boquiabiertos por su modo de vida y hagan fotos a cascoporro. Los niños son los que más se alegran de vernos y nos saludan con una sonrisa que irradia felicidad. ¿Podría yo vivir en estas condiciones y ser tan feliz? Seguro que no.

Y con una mezcla de pena, asombro e incredulidad pero totalmente fascinados terminamos una visita que no nos ha dejado indiferentes y que creo que ha merecido mucho la pena. Las aldeas flotantes del Tonlé Sap son sorprendentes y un lugar ideal para descubrir un modo de vida muy diferente al nuestro y que jamás hubiera imaginado. Un modo de vida durísimo que intentan llevan de la mejor manera posible y que me ha roto todos los esquemas. Está claro que con optimismo y felicidad los problemas se hacen más pequeños…… Kompong Phluk

Más información

Reservar hotel en Siem Reap con Booking.

Itinerario de mi por viaje a Laos,Camboya y Koh Chang en Tailandia.

Vacunas para viajar a Laos y Camboya.

Como organizar un buen botiquín de viaje. 

logoiati

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

24 Comentarios

  • Ayudante Viajera 12 mayo, 2014

    Muy buen articulo Fran, nosotros somos de los que nos engañaron y fuimos a visitar Chong Kneas y todo el rato intentando estafarte, y como decimos en nuestro post, en donde hablamos de nuestra experiencia, lo peor de todo que metan a los niños para sacar dinero…pero bueno es Camboya… y esto es el pan de cada día…

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      Muchas gracias ayudante viajera! se ve hay que tener cuidado porque los timos están a la orden del día… una pena pero es lo que hay en estos sitios turisticos de camboya… Un saludo y gracias por contar vuestra experiencia!!

      Respond
  • Impresionante lugar y vaya condiciones de vida, no aptas para europeitos como nosotros. La verdad es que el tener que estar alerta para que no te timen cada segundo me resulta agotador, entiendo tu postura de no querer pagar en ese momento por adentrarte en el manglar, estarías saturado…Unas fotos realmente alucinantes, enhorabuena Fran. Un saludo.

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      Verdad que si Caliope?? sin duda aquí nosotros durariamos lo mismo que un caramelo en la puerta de un colegio…Los timos me ponen malo, no lo puedo evitar…. muchas gracias amiga!!! Un abrazo

      Respond
  • Helena 13 mayo, 2014

    Que caras de felicidad y alegría se ven en los niños de las fotos. Creo que yo tampoco podría vivir así y demostrar esa alegría.
    Respecto a los timos, me alegro de que nos pongas en preaviso…
    Un saludote 😉

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      Y tanto Helena. parece increible con las dificultades que pasan y lo felices que viven!! a ver si aprendemos…. Un saludo

      Respond
  • Mari Carmen 14 mayo, 2014

    A mí también me resultó fascinante esta visita!! La verdad es que con el pago de la entrada no tuvimos excesivo problema. Supongo que nuestro conductor de tuk tuk les diría algo.
    Y vaya odisea para llegar a Siem Reap y al alojamiento, no??
    Un abrazo

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      me sorprendió mucho el lugar M.C. Los timos lo pero , junto con la frontera laosiana-camboyana. Que desesperación!! Un abrazo

      Respond
  • José Carlos DS 14 mayo, 2014

    La zona está genial, pero menuda barbaridad con los timos, es que no son cosa de 2 o 3 euros, es que si te despistas se dejan en calzones… Aún así apuntado queda :)

    Un abrazo.

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      es lo peor de la visita jose Carlos, pero aun así merece la pena!! hay que ir con cuidado por euro a euro te crujen!!! un abrazo

      Respond
  • Babyboom 14 mayo, 2014

    Vaya como se las gastan en la frontera camboyana!!! Desde luego que tanto Laos como Camboya tienen pinta de ser espectaculares, a pesar de todas las aventuras que pasasteis hasta instalaros en vuestro alojamiento definitivo supongo que mereció la pena, jejeje. Unas fotos chulísimas!!! Un abrazo!!! 😉

    Respond
    • Fran Soler 21 mayo, 2014

      son un poquito marrulleros babyboom, solo un poquito….. andar por estas tierras te llena de paciencia. Muchas gracias por comentar amiga!!! Abrazos

      Respond
  • Alícia Bea 18 mayo, 2014

    Estupendo artículo, Fran. Has conseguido transportarme hasta allí con tus palabras. Que forma de vida más diferente a la nuestra, ¿verdad? Las fotos, como siempre, espectaculares. Un saludo.

    Respond
  • Fran Soler 21 mayo, 2014

    muchas gracias alicia, un honor viniendo de ti!! sin duda es un lugar distinto que merece ser visitado!! Abrazote

    Respond
  • Bleid248 24 mayo, 2014

    Muy buenas Fran
    Durante nuestro paso por Camboya , este lugar estaba totalemnet inundado por culpa de las lluvias y no pudimos visitarlo.
    Me habian hablado muy bien de el y la verdad es que con tu entrada solo haces que corroborarlo
    Tenemos excusa para volver
    Un abrazo fuerte y gran post

    Respond
    • Fran Soler 25 mayo, 2014

      buenas Bleid, la verdad es que es un lugar muy muy interesante, a pesar de que te intentar sacar la pasta.. Merece la pena. A mi tb me encantaría volver a Camboya! Un abrazo

      Respond
  • Arol 26 mayo, 2014

    Lo de un sitio que se hincha y deshincha a fuerza de monzones me ha encantado

    Respond
    • Fran Soler 27 mayo, 2014

      Buenas Arol, mil gracias por pasarte por aquí y por comentar!!! Un saludo

      Respond
  • Angelica 31 mayo, 2014

    Vaya aventura! lo que me sabe mal es que según que sitios ser extranjero es sinónimo de timos! por eso es importante informarse, y en artículos como éste nos podemos dar cuenta!
    Gracias por compartir!

    Saludos!

    Respond
    • Fran Soler 1 junio, 2014

      Hola Angélica, es una pena pero es la realidad. Lo mejor que podemos hacer es ir a un destino informados, para evitar sorpresas. Un saludo

      Respond
  • Miguel en Ruta 1 octubre, 2015

    Buena elección Fran,

    Nosotros rechazamos visitar el lago Tonle Sap desde Chong Neas. Como lo hicimos por libre no conocíamos los datos que cuentas sobre los precios pero al llegar allí le dijimos a nuestro conductor que nos llevara a otro sitio menos masificado. Estaba lleno de autobuses que no paraban de entrar y salir, lo mismo ocurría con las barcas y ferrys que se movían por el lago. Al final nos llevo a Kompong Pluk Floating Village, donde pudimos disfrutar de un paseo relajante, casi en solitario y a un precio normal para lo que es Camboya.

    Saludos!!

    Respond
    • Fran Soler 1 octubre, 2015

      Hola Miguel, la verdad es que nos dejamos aconsejar por el dueño de nuestra guesthouse, un italiano que nos ayudó mucho. Cuando fuimos no había apenas gente pero aún así, nos intentaron timar a la entrada ( ya estábamos advertidos…). Un lugar muy curioso, sin duda… Un saludo

      Respond
  • cesar 19 enero, 2017

    La verdad es que no sabía que habían tantos timos en torno a este paseo. Yo contraté la excursión en una de las tantas agencias de siem reap y no tuve problemas. Era un precio fijo, racional, que incluia el bote (salvo el del bosque inundado, que no era obligación hacerlo). En algunos casos, hay excursiones que no son recomendables hacer por cuenta propia para tratar de ahorrar unos pesos, porque termina saliendomás caro. Si el lugar es muy ihóspito, conviene ir congente que conozca.
    Me gustó mucho el paseo, aunque no es para todos. Tenés que tener ganas de conocer otras formas de vida, con muchas necesidades pero con la simpleza y la belleza de lo auténtico. En fin…Gracias por compartir estas imagenes y relatos.

    Respond
    • Fran Soler 20 enero, 2017

      Gracias a tí por leerme. LA verdad es que uno nunca sabe cuando va a ahorrar o cuando va a ser timado en un viaje. Pero ahí está la gracia del viaje, en la sorpresa. Un saludo y gracias por comentar.

      Respond

Escribe un comentario