Barrio de Belem, Lisboa

Uno de los lugares que hay que ver si vas a  Lisboa es el barrio de Belem, ya que en él puedes encontrar muchos atractivos que lo convierten en visita imprescindible. Aquí podrás comerte un delicioso pastel, visitar interesantes museos o ver algunos monumentos declarados Patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
La zona está a cierta distancia del casco histórico pero merece la pena desplazarse para pasar medio día como mínimo. A nosotros con medio día nos dió para ver los más importante de la zona ( pero sin profundizar mucho, ojo!).

Una de las mayores atracciones de la zona es el Monasterio de los Jerónimos, un impresionante complejo de estilo manuelino del siglo XVI, que no deja de sorprender por su cuidada y detallada arquitectura. Fue construido para celebrar el regreso de la India de Vasco de Gama, el gran marino portugués. Hoy en día es un monumento declarado Patrimonio de la humanidad y unos de los lugares más visitados de Lisboa.

Me impresionó la amplitud del claustro, con sus innumerables arcos y bellas columnas, la grandeza del  interior del monasterio, así como el refectorio y sus azulejos azulados que representan la vida de San José. Otros lugares importantes son el coro o la parte más nueva del monasterio, que cuenta con un museo de arqueología y uno naval.
También podréis encontrar las tumbas de diversas personalidades portuguesas como Vasco de Gama o los poetas Luis de Camoes o Fernando Pessoa.

Un consejo: id temprano que la cola se puede hacer interminable y muy aburrida ( sólo se ven hordas de turistas y mujeres locales vendiendo pañuelos).

Refectorio

Y para los más golosos que mejor que los archiconocidos dulces ” Pasteles de Belem“. A unos 300 metros del Monasterio se encuentra este establecimiento de fama mundial donde siempre hay gente para reventar, pero que elabora unos dulces para chuparse los dedos… Aquí sirven pasteles desde 1837 y su receta secreta les permite elaborar más de ¡20000 pasteles al día!. Te los venderán con su correspondiente azúcar y canela, para hacerlos todavía más sabrosos… Los 10 minutos de espera son obligatorios pero merece la pena esperar y pagar los lo 0.95 euros que cuestan por unidad.

Justo enfrente del Monasterio podéis ver el Monumento a los descubrimientos, una construcción relativamente reciente edificada para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante, uno de los navegantes más prestigiosos de Portugal. En él se pueden observar las esculturas de 33 personalidades relacionadas con el mundo de los descubrimientos. Hay que cruzar la transitada carretera por un paso subterráneo así que una vez más( y van unas cuantas en Lisboa) no pude aceder con mi carrito de bebés.

Imagen tomada de wikipedia

A unos 10 minutos a pie del monasterio encontramos uno de los monumentos más famosos de Portugal, sino el que más:  la Torre de Belem, declarado Patrimonio de la Humanidad y antigua fortaleza del siglo XVI, es hoy todo un símbolo de Lisboa. De estilo manuelino, fue diseñada para proteger  la entrada al puerto por el río Tajo ( los piratas ingleses y holandeses daban mucho trabajo) y es realmente espectacular. Por supuesto se puede visitar ( 4 euros) y dicen que es mejor verla cuando la marea está alta.
Dentro hay diferentes salas como la del gobernador o la de audiencias, un mirador abarrotado de gente y hasta los cañones que se utilizaban en la defensa de la ciudad.

Pero una vez más tengo que quejarme por él difícil acceso a un monumento o zona de interés Lisboeta: en esta ocasión hay que cruzar por un paso elevado con sus correspondientes escaleras. Menos mal que un grupo de amables daneses me echaron una mano…
A estas que empezó a llover ( otro de los sucesos paranormales de Lisboa en Primavera es que llueve y sale el sol varias veces en un día) y se nos echó encima la hora de comer. Decidimos pues irnos no sin antes esperar 20 minutos hasta que pudimos tomar dos taxis ( otro error que no comprendo es que no haya parada oficial de taxis junto a un monumento tan visitado).

Críticas aparte, deciros que si os gustan los museos tambíén están por la zona el museo de las carrozas( curioso y muy visual) o el de la electricidad, situado en una antigua central eléctrica y dicen que muy interesante y sorprendente. Lisboa cuenta con más de 50 museos para todos los gustos: el Gulbenkian, el del azulejo, del fado, de arte antiguo, arte moderno….

Os dejo un plano con la situación de las atracciones más importantes de Lisboa, en amarillo algunos museos:


Ver Lisboa en un mapa más grande

Para terminar os dejo la galería en Flickr con mis fotos sobre el barrio de Belem y sus monumentos más destacados:

Lo dicho, si vas unos días a Lisboa, el barrio de Belem es un lugar que hay que visitar, ya que concentra en poco espacio algunos de los monumentos imprescidibles de esta encantadora y mágica capital portuguesa.

Enlaces de Interés 

Monasterio de los Jerónimos, Praça do Imperio. 7 euros
Pasteles de Belem. 0,95 la unidad.
Monumento a los Descubridores. Av. de Brasília, 6 euros.
Torre de Belem. Rua da Madre de Deus 4, 4 euros.

Te espero con más noticias sobre viajes en Facebook, Twitter y Youtube.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 Comentarios

  • Kikas 20 junio, 2011

    Precioso enclave
    Anque vayas con niños, llegar en bus es realmente fácil

    Respond
  • Dany 20 junio, 2011

    Fran, ya tengo ganas de probar esos pastelitos de Belem de los que todo el mundo habla maravillas jejeje
    Saludos!!

    Respond
  • Bleid 20 junio, 2011

    Dicen que los pastelitos son la bomba no?? una gran entrada ultimamente lisboa , viena etc.. me estas dando mucha envidia ya jejeje
    un abrazo

    Respond
  • Isabel 21 junio, 2011

    Me en canta Lisboa, y a pesar de que Belem no tiene el encanto de la Alfama, como bien dices vale mucho dedicarle al menos medio día.

    Ains los pasteles de Belem, comí tantos la última vez que estuve dos días con empacho! )^-^(

    Respond
  • Artabria 21 junio, 2011

    Me encanta Lisboa!! El Monasterio me tuve que conformarlo con verlo por fuera y ya era bonito desde el exterior…….

    Respond
  • M.C. 21 junio, 2011

    Doy fe de que esos pastelitos de Belem bien se merecen esperar la cola que haya! Qué ricos! He estado varias veces en Portugal y esos pastelitos los puedes comer en cualquier ciudad… Pero como los que hacen esa pastelería, en ningún sitio!!! Mmmm!! Y si te los comes calentitos recién salidos del horno, mejor que mejor!
    Qué rabia que no pudiérais visitar algunas cosas por el mal acceso!
    Un abrazo

    Respond
  • Trizbeth 21 junio, 2011

    Buenísima reseña Fran!! Por fin puedo decir que he estado jeje y tal como lo dices es maravilloso y hay que ir, tengo muchas fotos allí y leer tu entrada me trajo lindos recuerdos…pero sabes? el pastel no lo comí!! jo ;( para la próxima, hay que dejar algo para volver, no? jajajaja
    Besossss
    Bea

    Respond
  • cincuentones 21 junio, 2011

    Leyendo este post, nos dan muchas ganas de visitar Lisboa y el barrio de Belem, por estos lugares tan interesantes que nos muestras y por probar los ricos pastelitos que recomiendas.
    Saludos.

    Respond
  • El Guisante Verde Project 22 junio, 2011

    Muy buenas, Fran!
    Me llama mucho la atención lo de las colas. Está claro que el tirón turístico de Lisboa se nota, porque nosotros no esperamos ninguna.
    Una pena que no pudieras subir al Monumento a los Descubrimientos, porque la vista desde arriba es espectacular, y te confirmo que la Torre está fantástica con marea alta…, pero no se puede tener todo. Eso pasa en todos los viajes.

    En cualquier caso, Lisboa es una ciudad que merece la pena ver con tranquilidad, y disfrutar de ella en cada esquina!

    Un abrazo!

    Roberto

    Respond
  • Fran 22 junio, 2011

    Hola Kikas, yo me decidí por el taxi y vaya si me costó pillar uno… Si es que con el carro doble, todos los bártulos, la lluvía, el paraguas.. demasiados obstáculos para el bus.

    Hola Dany, los pastelitos son muy famosos, por algo será. Apuntalo para cunado vayas.

    Gracias Bleid, esos pastelitos hay que probarlos. Viajo lo que me dejan compañero….

    Es verdad que Alfama tiene más encanto Isabel, pero Belem hay que verlo. y que ricos los dulces, veo que te pusiste morada…

    Hola Artabria, para la próxima lo ves por dentro…

    Veo que te gustaron los pastelitos, la verdad es que están de miedo. La accesibilidad de Lisboa es nula!!! Pero aún así disfruté mucho la ciudad!

    Venga Trizbeth, que tienes que salir más. Como digo yo la cuestión es moverse!!!!

    Hola cincuentones, es una buena opción y una ciudad con mucho encanto. Y además relativamente cercana!!

    Hola guisantes, sería por el punete pero había gente a reventar. Para el monumento a los descubrimientos no pude ni cruzar la calle. Me acordé de tí al ver la marea baja, pero no hubo forma de hacerla subir!!! Lisboa es una pasada, es cierto, aunque con niños hay que llevar otro ritmo.
    Un saludo a todos

    Respond
  • José Carlos DS 23 junio, 2011

    Veo que los pastelitos de Belem han dado mucho juego, mira que he estado y no los he probado, porque no soy demasiado dulcero, pero la próxima vez los probaré xD

    Tanto la torre de Belem como el monumento a los descubridores me encantan, eso sí, veo que el acceso está fatal, espero que se pongan las pilas en ese capítulo.

    Saludos!!!!

    Respond
  • Fran 25 junio, 2011

    Jose Carlos DS, la comida autóctona siempre da que hablar!!
    Lisboa es preciosa pero de accesos está nada más que regular!! A ver si mejoran su accesibilidad.
    Un saludo

    Respond
  • […] No obstante, el puente 25 de abril, el Monumento a los Descubrimientos, el Monasterio de los Jerónimos (siglo XVI) y los tradicionales pasteles (Pastéis de Belém), además de numerosos museos, como el Arqueológico o el de Carruajes, son también atractivos que hacen que valga la pena alejarse del centro histórico de Lisboa para dedicarle casi medio día. […]

    Respond

Escribe un comentario