Dublin, 12 visitas más allá de los pubs

Dublín y los irlandeses, no nos vamos a engañar, tienen una merecida fama de buen beber y de fiesteros, de ahí que mucha gente que va a la capital irlandesa lo haga con la intención de salir de fiesta y conocer el ambiente de algunos de sus cientos de pubs ( os aconsejo daros una vuelta por mi post sobre los 15 pubs para beberse Dublin). Pero no os engañéis porque Dublin tiene, además de un gran ambiente callejero, visitas interesantes y mucho por descubrir. Si eres de los que además de la cerveza y los pubs, te gusta descubrir la ciudad y conocer sus atractivos, apunta estas cosas que no puedes dejar de ver y hacer en Dublinbibliteca trinity

1. Trinity College.

Es una de las visitas estrella de la capital irlandesa y dudo mucho que alguien que haya ido a Dublin se haya quedado sin visitar la Universidad más antigua de Irlanda y una de las más prestigiosas del Mundo ( la fundó en 1592 la Reina Isabel I). Suele haber muchas colas para entrar pero hay momentos que no se olvidan como pasear por su campus de 16 hectáreas o visitar la impresionante biblioteca que cuenta con nada más y nada menos que unos tres millones de libros, entre ellos el famoso Libro de Kells, un valiosísimo manuscrito cristiano del año 800. Entrada a biblioteca: 9 euros. trinity college

2. Castillo de Dublin

Antes de ir me esperaba otro castillo, os lo confieso, porque este de Dublin, al menos por fuera, tiene poco aspecto de castillo al uso. Lugar de múltiples usos, fue donde los vikingos se instalaron y ha sido fortaleza militar, residencia real  o sede del Tribunal de Justicia Irlandés. El único edificio original que se conserva es la torre medieval y restos de murallas se entremezclan con edificios que se fueron construyendo en distintas épocas. Aun sí, por dentro es regio y monumental y se puede visitar cuando no se está celebrando ningún acontecimiento de estado. Visita guiada: 4,50 euros. Aquí os dejo su webcastillo dublincastillo de dublín

3. Guinness Storehouse.

Dublín e Irlanda entera es conocida en el mundo por la cerveza Guinness, esa bebida oscura y espumosa que es casi una religión entre los irlandeses. Aquí aprenderás todo lo relacionado con esta cerveza, su historia, elaboración y hasta podrás tirar y degustar tu propia pinta de cerveza, algo que no pasa todos los días. Para colmo tienes en Gravity Bar, un excelente lugar para tomarte otra pinta admirando la ciudad. Precio: 20 euros. Horario: de 9:30 a 17:00 ( hasta las 19 en julio y agosto). Aquí su web.  guinness storehouse

4. Catedral de San Patricio

Levantada en honor al patrón de Irlanda, es la mayor iglesia del país y fué construida junto al pozo donde San Patricio bautizó a a los conversos alrededor del año 450. Después de diferentes vicisitudes a lo largo de sus años de vida ( incendios, abandonos y profanaciones) fue restaurada en 1860. En su interior destacan el altar de San Patricio, una pila bautismal de época medieval, bustos y monumentos sepulcrales. Entrada: 5,50 euros. catedral san patricio dublin

5. Calles con mucho ambiente

O´Connell street es una de las arterias principales de Dublín y una de las calles principales de la ciudad. Además en ella hay monumentos curiosos como The Spire, una aguja gigante de 120 metros de altura ( considerada la escultura más alta del mundo) o las estatuas de famosos personajes locales como Daniel O´Connell, el lider nacionalista del siglo XIX. Otra de las calles más famosas es Grafton street, la calle comercial por excelencia que merece la pena recorrerla por su animación a todas horas del día. Al ser peatonal tiene un ambiente especial y está repleta de tiendas, centros comerciales, artistas callejeros, además de la famosa estatua de la vendedora de marisco Molly Malone, cuya canción es todo un himno en Irlanda. grafton street

6. Museos y cultura gratis

Aunque Dublín tenga más vida nocturna que museos, nunca es mala idea culturizarse un poco mientras viajamos y aquí puedes ver algunos bastantes buenos, además de gratuitos. La Galería Nacional acoge una prestigiosa colección de arte desde la Edad Media al siglo XX con obras de artistas como Picasso, Caravaggio, Monet o Van Gogh. El de Artes decorativas  muestra una impresionante colección de objetos y vestidos de todas las épocas y el Museo Nacional de Arqueología recorre la historia irlandesa con objetos de todas las épocas, desde el 7.000 ac hasta nuestros días divididos en distintas galerías. Lo mejor, como ya he comentado, es que son gratis.

Naturaleza muerta con mandolina, Picasso. Imagen propiedad de National Gallery of Ireland.

Naturaleza muerta con mandolina, Picasso. Imagen propiedad de National Gallery of Ireland.

7. Temple Bar

Temple Bar, la zona vieja de la ciudad, es una zona que me encanta, supongo que será porque hay muchos restaurantes y pubs con un ambiente espectacular. De día sus callejuelas están tranquilas pero cuando llega la tarde y la noche se vuelve efervescente. Escuchar música en directo mientras te tomas una pinta de cerveza ( o cualquier otra cosa) es algo que no tiene precio y que aquí en Dublín se disfruta de modo superlativo. temple bar

8.  Phoenix Park

No hay gran capital que se precie que no tenga su gran parque, que haga las veces de pulmón de la urbe y de lugar asueto y relax para sus habitantes. Dublín no podía ser menos y el Parque Fénix, con 712 hectáreas, es ideal para desconectar del ajetreo y bullicio del centro. Como muchos parques urbanos fue de uso real ( la caza siempre ha estado de moda en Palacio) hasta que se abrió a los ciudadanos en 1.745 como lugar de ocio y entretenimiento. No perderos la Cruz del Papa, el monumento de Wellington o el Zoo de Dublín, uno de los más antiguos del mundo. phoenix park

9. St. Stephens Green 

St. Stephens es uno de los parques públicos más antiguos de Dublín y al estar tan céntrico, es uno de los más visitados y queridos. Y con razón porque el parque es encantador: tranquilo, bien cuidado, un precioso lago lleno de cisnes y patos, gente paseando o haciendo deporte….Ideal para desconectar.

Casa junto a Stephens Green

Casa junto a Stephens Green

10. Kilmainham Gaol, la cárcel-museo

Que una prisión del siglo XVIII sea uno de los iconos de un país, dice muy a las claras la importancia y el peso que ha tenido la historia en esta gente, no en vano por ella pasaron y murieron muchos irlandeses que lucharon por la independencia de Irlanda. La visita a lo que fue un infierno debe de impresionar y como no tuve tiempo de verla ( tendré que volver), en este detalladísimo post de Objetivo Viajar podéis profundizar más en el tema. Precio: 6 euros.

Foto Flickr: @amirkamran

Foto Flickr: @amirkamran

11. Rio Liffey 

No es que sea el rio más bonito del mundo pero merece la pena dar un paseo por alguna de sus orillas para admirar la ciudad y los diferentes puentes que lo atraviesan, como los del arquitecto español Calatrava, el Puente James Joyce y el Puente Samuel Beckett. Este rio divide la ciudad en dos, norte y sur, y a pesar de lo que dice mucha gente, su agua no se utiliza para elaborar la cerveza Guinness. Si lo recorres en dirección este, llegarás a la zona de los muelles o docklands, una zona completamente renovada, llena de gente “guapa” y que empieza a ponerse de moda por sus cafés, teatros o restaurantes, Ely Gastro Pub entre ellos. rio liffey

12. Dublín panorámico

Sé que a muchos no os gusta este tipo de actividad cuando vais a una ciudad, de hecho yo también pienso que la mejor manera de ver y descubrir una ciudad es pateándola de arriba abajo pero a veces, si vamos con poco tiempo, un tour panorámico en autobús es la mejor forma de ver lo máximo en un día o de ponerte en situación nada más llegar. Nosotros lo hicimos con Irlanda en Español y fue bastante bien ( precio: 18 euros 2 horas).

The Spire

The Spire

Si te gusta la literatura, no dudes en ir visitar Dublín el 16 de junio de cada año porque se celebra el Bloomsday en homenaje al Ulises de James Joyce, una de las novelas más importantes de habla inglesa. 

Y una última cosa antes de irme: si vas Dublín, te ha gustado y quieres regresar algún día, dicen que debes acercarte hasta la famosa estatua de Molly Malone y tocar sus senos. Si esto es cierto, regresaré a Dublín algún día…… molly malone

Más información

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 Comentarios

  • Mari Carmen 9 septiembre, 2015

    Vaya! Pues yo no le toqué las tetas a Molly! jajajaja Así que eso quiere decir que no volveré a Dublín??? Quién sabe!
    mi sitio favorito en Dublín era el parque de St. Stephen! La de tardes que pasé allí cuando estuve estudiando inglés un mes!!!

    Respond
    • Fran Soler 10 septiembre, 2015

      jaja, bueno, igual vuelves, no está comprobado al 100 por cien Mari Carmen….. Me gustó dublín y tengo que volver algún día ( Molly me espera…) Un abrazo

      Respond
  • Oliver Trip 22 septiembre, 2015

    ¡Fantástico Fran! Diría que no te has dejado nada en el tintero. Después de un mes viviendo en la capital irlandesa puedo confirmar que es una ciudad fantástica.

    Me quedé con las ganas de visitar la Storehouse. Es lo que ocurre al dejar las cosas para el último día… ¡y mira que por falta de tiempo no fue!

    Un saludo

    Respond
    • Fran Soler 23 septiembre, 2015

      gracias Oliver, sin duda vivir en Dublín debe ser una experiencia única!! Asi que ya tienes excusa para volver…. Un saludo

      Respond
  • terapia de pareja 31 octubre, 2016

    Irlanda y Dublín, se han vuelto un destino pendiente para nosotr@s. Gracias a tu artículo hemos podido estar un instante por ahí, y saber que hay lugares y emociones que nos esperan.
    Les saludamos desde México.

    Respond
    • Fran Soler 1 noviembre, 2016

      Un placer. Teneis que ir a Dublin!!!Saludos

      Respond

Escribe un comentario