25 Razones para ir de viaje a Bélgica

Ayuntamiento de Loavaina

Ayuntamiento de Loavaina

Bélgica es conocida en Europa por albergar las instituciones de la Unión Europea o la OTAN, una responsabilidad que le otorga una imagen de seriedad que no es tal ya que este país es de todo menos aburrido, y aquel que lo ha visitado se habrá dado cuenta. Y también sabrá que es un país válido para cualquier tipo de viajero donde la cultura se cuida y se mima, que cuenta con una intensa historia, hermosas ciudades medievales, rica y variada gastronomía, buena cerveza y mucho ambiente en sus calles. Sus habitantes saben vivir y eso se nota al pasear por las calles, plazas o canales de sus hermosas ciudades. Hemos vuelto de nuevo a pasar unos días en esta encantadora tierra (ya estuvimos en los festivales de Flandes) y vuelvo todavía más convencido de que Bélgica es un destino ideal, cercano e inolvidable. Razones para visitarla hay muchas pero mientras regresaba en mi avión he pensado en estas 25 razones de peso para viajar a Bélgica. Si después de leerlas crees que alguna te encaja, Bélgica debe estar en tu lista de destinos pendientes. O porqué no, regresar a él si ya has tenido la suerte de pisar esta gran tierra flamenca.

1. Por la Grand Place. El estandarte y lugar más transitado de Bruselas es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las plazas más bellas del mundo. ¿Hacen falta más credenciales? Nunca me cansaré de admirar sus casas gremiales, su ayuntamiento con la esbelta torre y los maravillosos edificios que la rodean. Historia, glamour y clase a raudales.

La elegante Grand Place

La elegante Grand Place

2. Por los beaterios flamencos. Los beaterios o beguinajes flamencos son grupos de viviendas, generalmente aisladas del casco urbano, donde habitaban las beguinas, mujeres dedicadas a Dios y ayudar a los enfermos o desvalidos. Los beaterios flamencos comenzaron a funcionar en el siglo XII y hoy día son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Un tranquilo paseo por estos pequeñas comunidades de cristianas con sus casas de ladrillo rojo, plazas, iglesias y zonas verdes es algo que hay que hacer si vienes a Bélgica. El silencio sepulcral de estas zonas impresiona.

3. Por conocer Bruselas. Sólo por ir a pasar unos a la capital ya merece la pena un viaje a Bélgica, aunque nuestro consejo es que no os conforméis con eso. Bruselas es una ciudad animada, elegante, cosmopolita, repleta de interesantes visitas y propuestas de ocio, la Comisión europea, museos para todos los gustos, comics en sus fachadas, las elegantes galerías Saint Hubert, el manekken pis, gofres o gogó…. Nadie que vaya se va a aburrir. Era mi segunda vez allí y he disfrutado igual que la primera ( aquí artículo sobre mis 24 horas en Bruselas).

Beaterio de Lovaina

Beaterio de Lovaina

4. Por sus castillos. Un pasado más que movidito en cuanto a conflictos se refiere ha dado lugar a que por toda Bélgica encontremos la construcción defensiva por antonomasia, el castillo, y que podamos transportarnos a otra época con sus visitas. El Castillo de Freyr, el Castillo de Gante, el de Lavaux-Sainte-Anne cerca de Dinart. Hay más de 100 repartidos por todo el territorio belga. Aquí los tienes todos. 

Castillo de Gante

Castillo de Gante

5. Por su historia. Bélgica y sus distintas regiones, Flandes, Valonia y Bruselas tienen historia a raudales lo que se traduce en una impresionante legado histórico, artístico y cultural en cada una de sus ciudades. Una posición estratégica, un floreciente pasado y distintas dominaciones han ido modelado al país y sus habitantes. Desde lugares tan importantes para la historia como Waterloo hasta expresiones como «poner una pica en Flandes» o tradiciones derivadas del paso de los españoles, especialmente del emperador Carlos I, no muy querido por estos lares. Sino recordad mis curiosidades sobre Gante. 

6. Por  la bulliciosa Lovaina. Ciudad universitaria, cuna de la cerveza Stella Artois, ciudad de las bicicletas, del ambiente y la animación. Solo por ver la fachada de su espléndido ayuntamiento gótico ( más de 236 esculturas), la barra de bar más grande del mundo en su Oude Markt ( mercado viejo) o el beaterio más famoso de Bélgica, ya merece la pena una visita de esta ciudad a tan sólo 20 minutos de Bruselas. Hay que ir a Lovaina y respirar ese ambiente juvenil rodeado tanta historia y a aprender a esquivar ciclistas.

Lovaina

Oude Markt, Lovaina

7. Por su red ferroviaria. El tren es un medio de transporte que me encanta porque tiene el encanto de los viajes de toda la vida, te deja pensar, leer o escribir, es cómodo y además ves el paisaje que te rodea. Y Bélgica, que es un país relativamente pequeño, cuenta con una red ferroviaria extraordinaria que se traduce en una experiencia muy grata. Recorrer el país en sus trenes es algo que hay que hacer ya que son rápidos, eficaces, cómodos y tienen una frecuencia excepcional. No creo que esperes muchos minutos antes de montarte en un tren para ir cualquiera de las principales ciudades del país. Por cierto, al ser un país tan pequeño, las ciudades principales no distan más de dos horas distancia, con lo que te mueves de una ciudad a otra casi sin darte cuenta. Y para ello puedes comprar el rail pass, un bono de 10 viajes ( 76 euros) válido durante un año para moverse por el país. En definitiva, moverse por Bélgica en tren es una experiencia fantástica que os recomendamos sin dudar. trenes bélgica

8. Por la mágica e histórica Brujas. Quizás la ciudad con más fama y visitas de toda Bélgica, pasear por ella es como retroceder en el tiempo varios siglos y tan solo una hora de Bruselas. Canales y paseos en barca, edificios históricos, la deslumbrante Plaza del Mercado… Todo en Brujas, la primera capital del condado de Flandes, es de cuento de hadas. Un cuento que hay ver con nuestros propios ojos para después contarlo.

La encantadora Brujas

La encantadora Brujas

9. Por su chocolate. ¿ Quién no ha oido hablar del chocolate Belga o de sus afamados bombones? Un país que produce al año más de 172.000 toneladas de chocolate en sus más de 2000 chocolaterías debe de significar algo. No encontrarás tantas tiendas de chocolate juntas en ningún otro país y mucha de la gente que visita el país lo hace pensando en él. ¡Si el chocolate es vuestra perdición, Bélgica será vuestra salvación!

 Ojito que los revisores de los trenes belgas son tan puntuales y frecuentes como sus trenes. ¡Compra el billete antes de montarte en el tren! 
 bombones belgas

10. Por su arquitectura. No he visto un país con unos edificios históricos tan bellos y una arquitectura tan impresionante que ha evolucionado a lo largo de más de diez siglos de historia. Están presentes todos los estilos imaginables en edificios religiosos, civiles o industriales: gótico, románico, renacentista, neoclásico, barroco o arquitectura moderna y contemporánea. Un paseo por la historia de la arquitectura que va desde la catedral de San Bavón del siglo X al moderno Atomium del siglo XX y que no decepcionará a los amantes de este arte.

11. Por Dinant. No tenemos la suerte de conocer Dinant, la hija del rio Mosa, pero nos han hablado tan bien de ella y hemos visto fotos tan hermosas que sin duda la tenemos pendiente esta visita para cuando regresemos a Bélgica, porque volveremos seguro. Una joya enclavada en los macizos rocosos de la Árdenas a orillas del rio Mosa con una pinta espectacular. De cuento.

Dinant (1)

La hermosa Dinant

12. Por la cerveza. En Bélgica la cerveza es una tradición muy arraigada, casi una religión, y los amantes del zumo de cebada tienen aquí oportunidad de saciar su sed y experimentar con las más de 600 cervezas distintas que se producen en el país. Las hay de todos los tipos, graduaciones, colores, sabores y texturas. Pocos paises pueden presumir de tal variedad y no me extraña que lo llamen el «reino de la cerveza«. Algunas de las más conocidas y que os recomiendo son Stella Artois, Chimay ( trapense) , Jupiter, Kiek ( de cereza), Leffe, Grimbergen o Hoegaarden. cerveza belga

13. Por sus museos. Bélgica es un país muy educado, amante de la cultura en todas sus expresiones y que se traduce en cientos de museos repartidos por todo el país. En cualquier ciudad o pueblo encontrarás un museo que te ayudará a entender mejor la forma de vida de esta gente. Museos para los más pequeños ( de Tintín, del comic, del juguete), el Museo Horta, de Van Gogh, del instrumento musical, museos de historia, de ciencias naturales, de arte moderno, del cacao, del automóvil… Y un sinfín más de espacios culturales. En la página de Turismo de Bélgica los tenéis todos.

Bruselas para niños

Bruselas para niños

14. Por ir en familia, en pareja, con amigos…. Hemos comprobado como Bélgica es un país ideal para ir en familia ya que cuenta con innumerables actividades y atracciones, naturaleza, museos para los más pequeños, tiendas infantiles o  jugueterías. Si tengo que poner una pega son los adoquines que hay en las ciudades, una pesadilla para los carritos de niños. Pero Bélgica también es ideal para ir con un grupo de amigos, en pareja o en solitario. Todo vale. Es un país que adapta a cualquier viajero y eso me encanta. Bélgica con niños

15. Por el Atomium. Para la Feria Mundial de 1958, Bélgica decidió construir una estructura de hierro y acero de 102 metros de altura que se ha convertido en uno de los símbolos de Bruselas. Una visita que no te dejará indiferente por su curiosa forma que representa un cristal de hierro ampliado 165 mil millones de veces. Además, las vistas sobre la ciudad son muy buenas. Eso sí, un poco caro. 11 euros.  http://atomium.be/ atomium

16. Por su ambiente y animación. Las ciudades Belgas están llenas de vida, de gente en sus terrazas, en sus bares y restaurantes, sobre todo cuando aparece el tan querido sol. A esta gente le encanta salir a disfrutar y podríamos decir que les gusta el buen vivir. ¿Y a quién no verdad? Y como no, también les va la marcha nocturna. Así que este es uno de los mejores motivos para ir a Bélgica y sus ciudades.

17. Por su perfecto tamaño. Bélgica tiene el tamaño aproximado de Cataluña por lo que moverse por el pais es sencillo y rápido. Las tres regiones que la componen, Valonia, Bruselas y Flandes, están perfectamente conectadas por tren así que se pierde poco tiempo en moverse por el país, algo ideal si no disponemos de mucho tiempo.

18. Por la ciudad de Gante. Todas las ciudades Belgas tiene un encanto especial pero Gante está la primera de mi lista por su casco urbano medieval, sus canales, sus esbeltas torres, sus museos, su ambiente joven, su castillo o sus